dilluns, 4 d’abril de 2011

FOTOGRAFÍA OBRERA 1926-1936











Fotógrafos del mundo, uníos

El Reina Sofía dedica una ambiciosa muestra al poco frecuentado tema del Movimiento de la Fotografía Obrera entre 1926 y la Guerra Civil

Las salas del Reina Sofía (planta tercera del edificio Sabatini) albergarán desde el miércoles los rumores de la revolución. Proletaria, sin duda. Pero también, y sobre todo, estética. Los más de mil documentos, entre fotografías, revistas, cartas, libros y películas, reunidos por Jorge Ribalta en Una luz dura, sin compasión. El movimiento de la fotografía obrera. 1926-1939, cuentan la historia de cómo los trabajadores se adueñaron en un tiempo convulso de la construcción de su propia identidad a través de la representación de las heroicidades de la vida cotidiana y lejos de los clichés que el ojo burgués pretendía imponer.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada