dijous, 31 de març de 2011


Marcos Giralt obtiene el II Premio Internacional Narrativa Breve

El escritor madrileño se ha alzado con el galardón entre siete obras finalistas

ELSA FERNÁNDEZ SANTOS - Madrid - 31/03/2011

Con Cuatro cuentos de amor invertebrado (título provisional para cuatro relatos sobre el amor y sus posibilidades) el escritor Marcos Giralt Torrente (Madrid, 1968) ha logrado hoy el II Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero. El fallo se ha hecho público en el Círculo de Bellas Artes en una rueda de prensa que ha tenido al presidente del jurado, el escritor leonés Luis Mateo Diez, como portavoz de las deliberaciones en las que han participado los escritores Mercedes Abad, Javier Sáez de Ibarra (ganador de la primera convocatoria de este certamen), Jorge Volpi y Ángel Zapata. Organizado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen y la editorial Páginas de Espuma, el premio tiene una dotación de 50.000 euros, la mayor para un libro de este género.

"El jurado", dijo Mateo Díez, "valoró la estructura expresiva y estilizada de cuatro excelentes narraciones acerca de cómo el amor se vertebra o no se logra vertebrar. Historias que suscitan emociones y conmociones intensas, y profundamente misteriosas, de un escritor en plena madurez narrativa". El presidente del jurado, más adelante y a título personal, reflexionó: "Son cuatro relatos largos, cuatro historias de ese tipo de amor que no acaba nunca de cuajar y que suscita recelos, susceptibilidades y situaciones imprecisas. Son historias cercanas a la desgracia amorosa, una desgracia que a veces tiene más solvencia que las grandes pasiones".

A la recta final de este premio (que a diferencia de la mayoría de premios literarios no permitía presentarse con seudónimo y exigía que los manuscritos no pasaran de las 150 páginas) han llegado siete de los 660 libros presentados. De esos siete, los relatos de Giralt Torrente se han impuesto frente a los de la barcelonesa Lolita Bosch, el chileno Marcelo Lillo, la argentina Clara Obligado, el venezolano Juan Carlos Méndez Guédez, el andaluz Pablo Gutiérrez y el aragonés Javier Tomeo.

"Más allá de que todos los relatos orbitan alrededor del amor y sus posibilidades no hay más coincidencias entre ellos", explica Marcos Giralt sobre sus Cuatro cuentos de amor invertebrado. "Están narrados en primera persona por alguno de sus protagonistas o, en un caso, por un observador externo al drama". Nos rodean palmerales, Cautivos, Diacronía y Última gota fría son los cuatro relatos que se mueven por la lejanía irreparable que surge entre una pareja que viaja de vacaciones a un hermoso rincón de África, la ausencia de pasión de otra pareja que es observada por un testigo al desamor, el regreso a la herida de un amor adolescente que nunca se cerró o el fatal espejismo de una pareja separada que por un segundo coquetea con la posibilidad de reencontrarse. Para Marcos Giralt estos relatos representan su necesidad de volver a la ficción después de su último libro, Tiempo de vida, en el que reconstruía con un látigo confesional la compleja relación con su padre. "Necesitaba huir de mi propia voz, de lo autobiográfico y de la presión de los que me decían '¿y ahora, después de este libro, qué..?' Estos relatos son mi respuesta, mi manera de salirme por la tangente". Desde su primer libro, Entiéndame (1995) el autor de París (Premio Herralde de Novela en 1999) no había publicado un libro de cuentos. "Y esta vez son de atmósfera, de personajes, planean sobre temas sin dar una receta acabada". "Para mí un cuento tiene que tener tensión", continúa el escritor, "como una nube que se va cargando, crear una tormenta a punto de estallar. Aunque al final, en mis cuentos, no estalla la tormenta porque la violencia no es tanta. Y rompe a llover, pero como una agradable lluvia de verano".

Cuatro cuentos de amor invertebrado se presentará, ya con su título definitivo, el próximo cuatro de junio, en la feria del libro de Madrid.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada